this is a page for

Monthly Archives: Noviembre 2015

JAPÓN – Ritual en Uji Kioto

Japón en general es un lugar de contrastes.

Se puede respirar la convivencia entre la  cultura moderna del siglo XXl con costumbres de siglos pasados.

Si algo tiene de encantador la región de Kioto es la magia de la que siempre os hablo, cuando vas descubriendo lugares en los que nunca has estado antes y que son capaces de desconectarte completamente de tú realidad.

Uji es un pueblecito encantador cercano a Kioto.

Puedes visitarlo en la típica  ruta desde Kioto que te lleva a Nara.

Desde Kioto coges el tren y vas haciendo paradas por los pueblecitos  y  templos; la verdad que es una excursión muy agradable y cómoda  de hacer, si se madruga puedes hacértela en un mismo día.

Torii del tempo Inari
Torii del tempo Inari

 

Uno de los templos más famosos es el de FUSHIMI INARI, tan conocido por la película Memorias de una Geisha.

Vista desde fuera del camino del santuario
Vista desde fuera del camino del santuario

Cuando llegas lo primero que puedes ver es el río llamado Uji.

Cuando llegamos ya era media tarde y empezaban a cerrar las tiendecitas tradicionales que hay por el pueblo, sobre todo de té “Uji es conocida por la región del té”.

Es lo que tiene el dejarse llevar un poco sin cumplir con tantos horarios para poder visitarlo todo, que sin saberlo te puedes encontrar con sorpresas como la que vivimos nosotros.

 

Fue curioso ver como alrededor del río hay varios restaurantes y en uno de ellos tienen como tradición asar pato.

Es todo un ritual, los japoneses se visten con sus mejores galas y cogen unos barquitos al anochecer, donde éste restaurante les ofrece el sacrificar y asar en directo el pato mientras dan un romántico paseo por el río.

Un segundo barquito más pequeño se acerca al de los comensales.

El cual lo utilizan para hacer una especie de danza y ritual, a la vez que sacrifican el animal, para más tarde ser asado y servido al barquito de enfrente donde están impacientemente esperando.

 

20140831_120636

Es un poco extraño, porque al mismo tiempo que estas viendo una danza, todo ese espectáculo de música con tambores, fuego, gente vestida con sus Kimonos, los farolillos alumbrando el río; se crea un ambiente único para vivirlo en directo, pero en realidad si eres sensible a los animales o vegetariano no te va a gustar nada ver cómo sacrifican  al pobre animal, pero todo hay que decirlo, en éste caso no voy hacer una mala crítica, me pareció que el animal es sacrificado correctamente.

Ya sabéis que en mí blog siempre intento contar las cosas tal y como son o bajo mí punto de vista y en esta ocasión no tuve la sensación que fuese un ritual para denunciar.

Así que, éstas son las cosas que hacen que un viaje sea especial, descubrir costumbres diferentes a las nuestras y envolverte en vivencias con momentos únicos, en aquel lugar y en aquel mismo instante.

Esto ha sido un pequeño avance de mí viaje por Japón.